Matteo Salvini promete más control fronterizo contra la inmigración desde Lampedusa

Matteo Salvini promete más control fronterizo contra la inmigración desde Lampedusa

El líder del partido ultraderechista italiano Liga, Matteo Salvini, visitó este jueves la isla de Lampedusa (sur), símbolo de la inmigración en el país, y prometió controlar las fronteras si vuelve al Gobierno tras las elecciones del 25 de septiembre.

«El futuro Gobierno, si los italianos así lo quieren, volverá a proteger las fronteras y a ofrecer la sacrosanta acogida a quienes escapan de la guerra, que son una minoría de los inmigrantes que llegan a Italia», afirmó Salvini en plena campaña desde Lampedusa.

El jefe de la Liga competirá en las elecciones generales del 25 de septiembre en coalición con los ultras Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y la conservadora Forza Italia de Silvio Berlusconi, a la que la mayoría de encuestas prevén una holgada victoria.

Salvini visitó este jueves el centro de acogida de la isla de Lampedusa, el enclave italiano más al sur, a unos 200 kilómetros de las costas tunecinas, en plena ruta del Mediterráneo central, considerada una de las más letales del planeta.

El centro tiene capacidad para unos 380 inmigrantes pero en las últimas semanas se ha colapsado acogiendo hasta unos 1.500 por el aumento de las llegadas desde el norte de África.

El político lo visitó en un momento en el que dentro había 550 inmigrantes pero criticó «las condiciones inhumanas» del centro, con personas «hacinados con colchones por el suelo».

«La inmigración puede tenerse bajo control. Debemos acoger dignamente a quienes tienen derecho», sostuvo, para apuntar después que solo cerca del 15 % de los inmigrantes que llegan necesitan verdaderamente el estatus de refugiado.

También reivindicó los efectos del conocido como «Decreto Seguridad», impulsado en 2018, cuando fue ministro del Interior en su Gobierno de coalición con el Movimiento 5 Estrellas y que, entre otras cosas, multaban a las ONG que rescatan inmigrantes en el mar.

El texto, criticado por las organizaciones humanitarias, fue abolido en octubre de 2020, después de que Salvini abandonara el Gobierno y fuera sustituido por la alianza entre el Cinco Estrellas y el Partido Demócrata (PD, centroizquierda).

No obstante, el líder ultraderechista aseguró que durante su etapa al frente de Interior «la inmigración estaba absolutamente bajo control, la lucha contra los traficantes de personas efectuada y se habían reducido las muertes en el mar».

En materia de estrategia electoral, en los últimos días, pidió a sus socios de coalición que antes de las elecciones presenten una lista de candidatos a ministros para las carteras «importantes» por una cuestión de transparencia.

En Lampedusa no aclaró si su deseo es volver a ser ministro del Interior, como se sospecha en el país, sino que se limitó a expresar su deseo que esa competencia esté en manos de «un hombre o una mujer de la Liga».

En lo que va de año, desembarcaron en las costas italianas un total de 42.465 inmigrantes, un aumento notable respecto a los 30.315 del mismo periodo del 2021, de acuerdo a los datos actualizados del Ministerio del Interior.

«Son cifras que demuestran que algo no funciona», alegó Salvini, que estuvo acompañado por la eurodiputada siciliana Annalisa Tardino el vicealcalde de Lampedusa, Attilio Lucia, ambos de la Liga.

Deja una respuesta