OIEA: Hay «un riesgo real de desastre nuclear» si siguen los bombardeos de la central de Zaporiya

OIEA: Hay «un riesgo real de desastre nuclear» si siguen los bombardeos de la central de Zaporiya

Guerra en Europa Apagado de emergencia tras los ataques cercanos un reactor de la central nuclear de Zaporiyia

El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, se mostró este sábado muy preocupado por el bombardeo ayer en la mayor planta atómica de Europa, bajo ocupación rusa en territorio ucraniano, y alertó de que se está «jugando con fuego» y existe el riesgo de un «desastre nuclear».

«Estoy extremadamente preocupado por el bombardeo de ayer en la planta de energía nuclear más grande de Europa, que subraya el riesgo muy real de un desastre nuclear que podría amenazar la salud pública y el medio ambiente en Ucrania y más allá», advirtió Grossi en un comunicado difundido en Viena.

Tras los ataques de la víspera contra la central nuclear de Zaporiya, la más grande de Europa, denunciados por las autoridades prorrusas, Moscú y Kiev se acusaron mutuamente de poner en riesgo la seguridad de la instalación nuclear.

Grossi recuerda que, según las autoridades ucranianas, no hubo daños en los propios reactores ni emisiones radiológicas, pero sí desperfectos en otras partes de la planta.

El máximo responsable de la agencia nuclear de la ONU consideró «completamente inaceptable» poner en peligro la central y aseguró que dirigir cualquier proyectil allí es «jugar con fuego» y podría tener «consecuencias potencialmente catastróficas».

«Hago un llamamiento enérgico y urgente a todas las partes para que ejerzan la máxima moderación en las inmediaciones de esta importante instalación nuclear, con sus seis reactores», demandó.

Grossi volvió a ofrecer que la OIEA lleve a cabo una misión de verificación sobre el terreno y así «evitar que la situación se salga aún más de control».

El director del OIEA se mostró dispuesto en junio a visitar la central bajo control ruso, pero Ucrania criticó con vehemencia esos planes al considerar que el viaje del responsable de la ONU podría suponer algún tipo de legitimación de la ocupación rusa.

El diplomático argentino insistió que era «crucial» una misión para poder estabilizar la situación en la planta nuclear. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, arremetió en un mensaje de vídeo contra Rusia al afirmar que «los ocupantes crearon otra situación extremadamente peligrosa para toda Europa: bombardearon la central nuclear de Zaporiya dos veces».

Moscú, que controla esta instalación prácticamente desde los primeros días de su campaña militar en Ucrania, cuestionó estas declaraciones y calificó a su vez a Kiev de promover el «terrorismo nuclear».

«Los ataques de Ucrania contra instalaciones nucleares pueden ser calificadas en base al derecho internacional como actos de terrorismo nuclear», afirmó en Telegram el senador ruso, Konstantín Kósachev.

Las autoridades prorrusas de la región de Zaporiyia, parcialmente ocupada por el Ejército ruso, acusaron ayer a las fuerzas ucranianas de atacar con su artillería la central nuclear y dañar las líneas eléctricas y naves industriales de la planta.

El ataque condujo a la detención de uno de los bloques nucleares tras quedar sin electricidad

Deja una respuesta